Home

Diario YA


 

EL CID ¿MANIPULACION?

Fidel García Martínez. Siguiendo su conocida tendencia a la simplificación de todo lo que cae en sus manos AMAZON nos ofrece un pupurri de violencia, erotismo y batallitas que tiene como titulo EL CID, la antitesis total del grandioso film protagonizada  por  Sofía Loren y Ch. Heston; tampoco tiene  que ver con el histórico y mucho menos con el majestuoso cantar épico Mio Cid, que no se puede entender ni en la forma ni el fondo sin los estudios de Menéndez Pidal y su  prestigiosa  escuela.


La serie no respeta las estructura tripartita de las obra literaria: El Cantar del destierro, con el que se inicia, El Cantar de las bodas y el Cantar de la afrenta de Cortes, todo narrado con un realismo vigoroso y creible mucho más que la parodia de la serie. Este realismo, se manifiesta en la caracterización de los personajes, así como en las heroicas batallas, o en la descripción de los detalles de la vida contidiana: según Menéndez Pidal, por el Poema se conoce mejor a Rodrigo Díaz de Vivar que en la Crónicas:  el juglar nos presenta al CID heroico en las batalla, humano afectuoso en la vida personal y familiar, fiel al monarca: un héroe no mitológico  según los esquemas  del superman de Hollywood. El Poema tiene además  un gran valor histórico, excepto en algunos episodios secundarios como el del león.  Además de un extraordinario valor literario, tiene  el Cantar de Mio Cid un valor representativo. Se ensalza al Campeador frente a las arbitrariedades del poder real, objetivo del poema y responde al sentir de la Castilla Medieval. La exclamación del Juglar tiene plena sentido después de la vulgarización de AMAZON: “ Dios,  que buen vasallo si ovise buen señor”