Home

Diario YA


 

CAMBÓ, HOY

Ignacio Buqueras y Bach. Académico numerario de las Reales Academias de Doctores de España y Europea de Doctores.

El personaje de Francecs Cambó para mi hoy, es tan potente como cuando Plaza&Janes público en 1987, XL Aniversario de su fallecimiento en Buenos Aires, mi primer CAMBÓ. Es por ello, que en el 2018 publique en Almuzara mi nuevo Cambó, mejorado y actualizado. Considero que actualmente la ciudadanía, muy especialmente las nuevas generaciones, es muy importante conozcan su actuación humana y política. Ambas pueden ser motivo de reflexión y actuación.
Cambó fue un catalanista que nunca considero contrapuestas las ideas de Cataluña y España. Defendió en Cataluña, Madrid y en el resto de España, no solo con palabras sino con hechos, estos postulados. En 1907 decía: “¿Hay alguien que pueda pensar por un momento que la grandeza de Cataluña pueda chocar, pueda lastimar en algo el progreso y la vida y la dignidad de España? Si alguien pensara eso, cometería el mayor de los sacrilegios. Yo no he podido sospechar nunca que Cataluña y España pudieran ser cosas contrapuestas. Si un día yo pudiera pensarlo, ese día seria el día más triste de mi vida porque vería comprometido para siempre el porvenir de Cataluña”…. Quince años más tarde, en 1922, con igual rotundidad declaraba: “he rechazado constantemente el separatismo, y no por considerarlo delito, sino por estimarlo un absurdo”. Cambó defendió siempre la autonomía de Cataluña, pero sin mermar la de otras regiones.


Así se expresaba en 1906: «…Decid a las demás regiones que no les tenemos odio, que nuestro odio va dirigido a todo lo que nos separa de ellas. Decidles que queremos una España dentro de la cual los castellanos sean muy castellanos, los andaluces muy andaluces, los catalanes muy catalanes…», para concluir, «Cuando más fuertes sean las regiones, más fuerte será España».
Palabras las de Cambó, que hoy más que ayer, están en condiciones no solo de alcanzar su verdadero significado sino también de conseguir su adecuada plasmación práctica. Cambó, que fue un demócrata toda su vida, hoy tendría la satisfacción de comprobar que España está viviendo el más largo periodo democrático de toda su historia; Cambó, que fue un monárquico racional, hoy daría fe de que España tiene una monarquía prestigiada, y un rey Felipe VI, popular y con fuerte proyección internacional; Cambó, que fue un autonomista convencido, hoy observaría que España está consolidando lo que ha venido en llamarse la España de las Autonomías; Cambó, que tenía una fe sin límites en su pueblo, hoy viviría una Cataluña dividida, y lo que es peor, con su factor humano gravemente dañado: familias rotas, amistades truncadas,
desencuentros preocupantes enfrentamientos peligrosos,… Esta situación no deja de crecer y afecta diariamente la convivencia.
…/…
…/…
Considero, que hoy CAMBÓ preconizaría, con fuerza, el dialogo, el acercamiento, el encuentro,… desde la defensa de las leyes, en el marco constitucional. Apoyaría una Cataluña solidaria con fuerte personalidad, integrada en España, Europa y el mundo y no una Cataluña sola, ensimismada, llena de prejuicios. Cataluña ha sido hasta hace unos pocos años una Comunidad Autónoma con un peso demográfico, económico, histórico, cultural y social de primer orden, la primera entre las españolas. Lamentablemente, Cataluña ha iniciado una fase de declive progresivo.
Pero Cambó, que era un hombre de ideas y convicciones arraigadas, con voluntad y condiciones para defenderlas y proyectarlas, también hoy se encontraría con una sociedad mayoritariamente apática, inerme, sin pulso, sin ideales, sin ilusiones, sin entusiasmo…, con una tendencia creciente hacia la mediocridad y una cierta anestesiada resignación. Sin embargo, no dudamos que hoy Cambó sabría ilusionar, esperanzar y entusiasmar a nuestra sociedad, como tantas veces hizo en sus años de liderazgo.
El pasado martes, día 4, se celebraron las elecciones de la Comunidad de Madrid. Sus resultados, aunque previstos por algunos estudios electorales, han resultado espectaculares. Sin lugar a dudas, como ya dijimos, las citadas elecciones por su importancia, trascendencia y por el ámbito de su celebración marcan un nuevo mapa político.
Los madrileños, y un alto porcentaje de españoles de otras comunidades, hemos vivido con intensidad una campaña electoral que día a día, con diferentes versiones, nos han facilitado datos politizados de la pandemia, de la situación económica, social,.. y todo a corto plazo.
Me ha preocupado mucho, por no decir muchísimo, que nuestros políticos mayoritariamente no hablen de temas que considero esenciales y prioritarios para marcar nuestro futuro como sociedad. Reflexionemos sobre lo que, han dicho sobre: la vida, que es hablar de aborto, eutanasia,…; la familia que es tratar sobre la educación, la natalidad, los mayores, las ayudas,…; los valores y sus implicaciones. Qué han dicho, piensan o proponen sobre la unidad de España, la Constitución, y la monarquía parlamentaria.
Considero, que mayoritariamente los madrileños han dado su voto al centro derecha, lo que  da una tranquilidad a la sociedad española, porque lo acaecido en Madrid tendrá fuerte proyección al resto de España. Debemos todos los ciudadanos estar alertas, activos, aunando esfuerzos. La sociedad civil tiene un gran papel a desarrollar.

Madrid, 7 de mayo de 2021

 

Etiquetas:Ignacio Buqueras