Home

Diario YA


 

¿Sigues teletrabajando? Claves para escoger una silla profesional adecuada

Desde que hace más de un año se decretase el Estado de Alarma en nuestro país a causa del coronavirus, muchas empresas implantaron el teletrabajo como medida puntual para mantener su actividad sin poner en riesgo a sus trabajadores.

Un año después, el teletrabajo sigue muy presente y lo que parecía que iba a ser una medida puntual, se ha convertido en algo cada vez más habitual. El teletrabajo ha llegado para quedarse.

Una medida que pilló por sorpresa, y que obligó a muchas personas a improvisar espacios en casa para teletrabajar, los cuales no estaban bien equipados ni eran adecuados, tanto porque no estaban en lugares que favorecen el clima necesario para teletrabajar, como porque no disponían del mobiliario necesario.

Y es que, ahora que estamos teletrabajando en casa, nos hemos dado cuenta de la importancia que tienen los muebles de oficina, tanto para crear un espacio de trabajo adecuado que nos permita trabajar en buenas condiciones, como para evitar molestias.

Y entre los diferentes muebles, la silla de oficina es clave para teletrabajar, ya que al fin y al cabo pasamos gran parte de la jornada laboral sentados, por ello es fundamental contar con una silla de escritorio profesional que nos aporte el apoyo adecuado y nos permita aguantar ocho horas sentados sin que nuestra espalda se resienta.

De modo que si llevas un año trabajando en una silla de comedor o de mala calidad y tu espalda a dicho basta, toma nota porque te vamos a dar las claves para elegir una silla de escritorio profesional que te permita trabajar en las mejores condiciones. ¡Comenzamos!

Tips para elegir una silla de escritorio profesional, y acertar

Asiento

Son muchos los factores que hay que tener en cuenta al elegir una silla, pero sin duda, el asiento de la silla es muy importante, ya que al fin y al cabo el asiento incidirá directamente en nuestra comodidad, y hará que la jornada laboral pueda pasar volando o hacerse interminable.

Debe ser un asiento regulable en altura, que nos permita escoger la posición adecuada en función de nuestra altura y la altura de la mesa. Esto es importante, ya que si la silla es demasiado baja las lumbares sufrirán, mientras que si es demasiado alta, aparecerán molestias en los músculos y las vértebras de la parte dorsal y el trapecio.

También debería poder cambiar la colocación respecto al respaldo, para así evitar que el abdomen quede excesivamente comprimido, lo que podría derivar en problemas digestivos y de circulación.

Asimismo, debe ser un asiento acolchado pero firme a la vez, para así poder estar cómodos pero sin molestias, y lo suficientemente ancho, para poder sentarnos en la parte central de forma holgada, teniendo espacio a nuestro alrededor. También recomendamos que la parte delantera del asiento esté inclinada hacia abajo.

Respaldo

Sin duda es uno de los puntos más importantes de una silla de escritorio, y es que el respaldo debe ajustarse a la espalda y ofrecernos el apoyo adecuado para evitar molestias en la zona lumbar y no forzar las cervicales.

Es importante que sea un respaldo con diferentes grados de inclinación, y que además nos permita regular la firmeza, la fijación y la movilidad.

Nuestro consejo es optar por sillas de escritorio sincronizadas, en las que el respaldo bascule automáticamente cuando deslizamos el asiento hacia delante o hacia atrás. De esta forma evitamos compresión en la columna y el abdomen.

Altura del respaldo

También es importante que la altura del respaldo sea regulable, para así asegurarnos de que el respaldo tendrá la longitud necesaria para cubrir nuestra espalda en su totalidad.

Asimismo, también recomendamos que sea un respaldo con reposacabezas, ya que de esta forma nuestra cabeza estará perfectamente apoyada y podrá descansar, lo que evitará que nuestra columna trabaje en exceso, y al mismo tiempo, que aparezcan molestias en las cervicales.

Reposabrazos

Los reposabrazos son clave para mantener una postura adecuada, en la que los brazos en relación con nuestro cuerpo formen un ángulo de 90º.

Recomendamos los reposabrazos ajustables en altura, siendo importantes que sean lo suficientemente resistentes, para evitar que puedan estropearse al aguantar nuestro peso al levantarnos de la silla.

Base

Por último, la base debe tener ruedas, ya que de esta forma nos resultará mucho más cómodo y sencillo modificar nuestra postura, así como desplazarnos sin necesidad de levantarnos. Recomendamos las bases con cinco ruedas, ya que de este modo tendrán los puntos de apoyo necesarios.

Reposapiés

Asimismo, también queremos destacar la importancia del reposapiés. Aunque por lo general estos no vienen incluidos en las sillas, son altamente recomendables, ya que serán de gran ayuda para poder mantener una postura adecuada y evitar molestias.

Recomendamos los reposapiés con inclinación y de materiales antideslizantes, ya que de esta forma será más sencillo que nuestros pies estén bien sujetos, evitando que el reposapiés pueda moverse a lo largo de la jornada.