Home

Diario YA


 

¿Cómo elegir una afeitadora de cabeza?

Elegir una afeitadora de cabeza puede ser algo complicado ya que la misma tiene que adaptarse a nuestras necesidades. De hecho, esto incluye nuestro tipo de pelo y si la piel es sensible o no, ambos aspectos son importantes, ya que una mala elección puede llevar a que se produzcan irritaciones o problemas en el afeitado.
Este es un producto que forma parte del cuidado de un hombre, por lo que hay que elegir una forma correcta. Para empezar, hay que revisar su diseño, asegurándonos que sea completamente ergonómico. Ten en cuenta que, esto es lo que definirá la comodidad y el agarre de la afeitadora.
Tienes que tener cuidado con esos modelos que son muy largos, ya que, aunque pueden ser bastante potentes, no suelen tener un diseño que se adapte a la mano. Lo mejor va a ser siempre optar por las afeitadoras de cabeza compactas y livianas. De este modo, te aseguras de tener un agarre y una mayor movilidad para conseguir un rapado al cero de forma rápida y fácil.
El cabezal también es importante por lo que hay que tenerlo en cuenta, teniendo en cuenta que se ajuste a cada parte del cuerpo. Lo ideal es garantizar que las cuchillas tengan la capacidad de alcanzar los espacios irregulares, para obtener un afeitado al ras a lo largo y ancho de la cabeza. Como detalle extra, debes revisar si el cabezal es fácil de limpiar, así te aseguras de desmontar, limpiar y montar rápidamente.
Al igual que, el cabezal revisa las cuchillas, ya que lo mejor es elegir afeitadoras de cabezal de corte giratorio. Ten en cuenta que, la misma, permite conseguir un corte preciso y limpio. De hecho, contrario a lo que sucede con las afeitadoras comunes, las de corte giratorio puede llegar a los espacios más estrechos.
El número de cuchillas también pueden ser diferentes, aunque un mayor número de cuchillas no quiere decir que esta sea mejor, si cuenta con un mayor número de cuchillas el afeitado será mucho más eficaz. Esto se debe a que puede atrapar muchos más cabellos en cada pasada.
Otro aspecto para elegir una afeitadora de cabeza es el tema de la limpieza y el mantenimiento que tiene la máquina de afeitar. Por ende, te recomendamos investigar un poco sobre este detalle para que puedas mantenerla en perfecto estado. El material de la cáscara es otro aspecto a tener en cuenta, sobre todo si quieres una afeitadora de cabeza que sea duradera.
También, hay que fijarse en la autonomía, ya que tienes que asegurarte que las baterías de las afeitadoras de cabeza sean bastante duraderas. De hecho, esto se vuelve especialmente importante si te gusta estar de viajes, en estos casos lo ideal es que dure 90 minutos, para que puedas usar en más de 15 rasuradas.
Otra característica que hay que revisar es si el modelo es resistente o no al agua. Lo ideal siempre es optar por aquellos modelos que, sí lo son, ya que el afeitado en mojado tiene la capacidad de reducir drásticamente la posibilidad de irritaciones.
 La versatilidad y los accesorios, también, se deben tomar en cuenta, ya que dependiendo de esto una afeitadora puede ser multifuncional, es decir, puede servir para la cabeza y barba.
Ahora que ya tienes en cuenta todos estos aspectos, llegó el momento de saber algunos detalles sobre su uso. De lo contrario, puede que surjan problemas mientras lo haces. Por ejemplo, un consejo es que, si quieres un afeitado total o un rapado, no tienes que usar ningún peine guía.
Pero, no solo eso, ya que también se recomienda que al momento del afeitado tengas la cabeza limpia, de igual forma evita tener sudor. De este modo, te es mucho más fácil pasar la máquina. Ahora cuando vayas a pasar la maquina tienes que asegurarte que no dejes ni un solo pelo, así que tienes que repetir las pasadas tantas veces como sea necesaria.
La parte de atrás de tu cabeza, la puedes afeitar con ayuda de amigos o familiares. Por último, tienes que lavar con agua y revisar que no te haya quedado ningún pelo. Ya, con esto, posees todo lo necesario para comprar una afeitadora de cabeza y tienes algunos consejos para afeitarte correctamente.