Home

Diario YA

Nos encontramos en un periodo judeomasónico illuminati que es identificable en política

Daniel Ponce Alegre.
Teólogo. Red Iberoamericana de Estudio de Sectas.

Los llamados Illuminati de Baviera, datado su origen en 1777 (60 años después del establecimiento de las Constituciones Masónicas del sacerdote anglicano Anderson en 1717, considerado el origen de la Masonería Simbólica o Especulativa) fueron el resultado lógico de las teorías filosofico-esotéricas o gnósticas que son la esencia de la masonería en sus primeros 50 años de existencia simbólica, y que por lo tanto lo son aún hoy, una esencia que no era gnóstica sin más sino claramente cabalística o de origen judaico, como judaico fue el origen del cisma protestante-anglicano, de la Ilustración y de todos los pprocesos revolucionarios considerados democráticos o de independencia.
El vacío dejado por el abandono político (sustituir a La Cristiandad por Europa), social (sustituir a la Iglesia por formas asociativas opuestas a ella o externas) y personal (dejar de vivir la única Fe Verdadera, el Cristianismo, por formas filosóficas antagónicas) desencadenó una vuelta a la magia ancestral, a la evocación de los espíritus, a la alquimia interna y a la sexualidad con fines gnósticos y ritualísticos o de culto que hicieron que hicieron surgir " una luz diferente " la luz de lucifer, la cual alteró la esfera política, social o cultural y personal, haciendo converger en el mismo punto a los que dejaron de creer en todo (como en las logias francesas) y a los que creían en todo (como en las inglesas, eslavas y germánicas).
La palabra francesa " illuminisme " que había nacido para hacer referencia a las corrientes cristianas esencialmente místicas pasa a ser considerada como parte esencail de las corrientes místicas y esotéricas ligadas a obediencias masónicas. Así, afirmamos que los illuminati son masones con un marcado carácter esotérico, místico y gnóstico, que en definitiva es cabalístico.
Los judeomasones llamados illuminati, públicamente proponen el perfeccionamiento político, social y personal mediante el llamado Derecho Natural, naturalismo moral o una ética natural que vacíe de esencia " al anterior régimen ", aquél que estaba bajo la luz de Jesucristo, su Iglesia y de La Cristiandad.
En algunos masones, tanto entonces como en la actualidad, el error está en que no sólo ignoran la raíz judaica y cabalística de sus rituales sino en creer que el estar asociados en una logia local es sólo una actividad cultural o a lo sumo filosófica pero bien por necedad o por absoluto convencimiento separan la práctica de sus rituales secretos con las prácticas ancestrales paganas y demoníacas.
La fase o grados illuminati asumen de manera especial la moda orientalista, procedente de la religión zoroástrica y que se asentó en la Alemania de finales del S.XIX por medio de logias de obediencia inglesa.
Este es el motivo por el que los grados illuminati se suelen llamar Culto al Fuego, Orden del Fuego y Orden de los Parsi o Farsi.
La llamada Logia Svástica, vinculada al Círculo Thule, de Culto al Fuego tenía a un Vigilante llamado el Guardián del Fuego.
La llamada Orden Illuminati, en su origen temprano independiente de las obediencias masónicas simbólicas, llega a establecer una reforma masónica tal que consolida dentro de la masonería una " judeomasonería iluminada " con los grados de Novicio, Minerval y Minerval Iluminado. Además, el origen de los altos grados masónicos, surgido desde Inglaterra a Francia, asume el carácter místico y cabalístico de la Orden Illuminati.
Para propagar esta judeomasonería entre los aristócratas, disipando la impresión de una masonería nacida entre simples artesanos o albañiles, se ideó una judeomasonería illuminati o templaria que garantizaba el poder proseguir con sus asuntos esotéricos más o menos discretos. Se elaboraron sistemas completos de altos grados judeomasónicos coforme a la simbología caballeresca, cruzada o templaria que además se basó en una supuesta supervivencia secreta de los templarios, lo cual nutrió aún más la leyenda y dió origen a una amplia variedad de sistemas judeomasónicos templarios o illuminati, todos ellos concurrentes entre sí,
A pesar de la preponderancia actual de este tipo de grados illuminati o místico-esotéricos, que imprengan hasta las decisiones políticas o legislativas como la promoción del aborto, la ideología lgtbi o la llamada ley de memoria histórica con la supresión de las cruces consideradas como " simbolos franquistas ", hay otro tipo de masonería minoritaria hoy que pretende mantenerse en el ateo pero " racionalista " naturalismo de tiempos pretéritos, pero la judeomasonería como decía al principio ha seguido su desarrollo natural que es el desarrollo de la anticristiana Sinagoga de Satanás, que postula el deísmo del Gran Arquitecto, una religión en los límites de la Razón, que rechaza la resurrección y que busca por medio de la magia, la alquimia y las formas esotéricas.
Junto al llamado Derecho Natural, naturalismo o deísmo judeomasónico hay una aversión a la monarquía y anhelo por el régimen republicano y democrático, que es protosocialista y protocomunista, de ahí que la judeomasonería sea socialista y comunista, y estos sistemas políticos sean especialmente sionistas y judaicos.
Respecto a la Monarquía, estos grados illuminati buscan neutralizar a la Institución en un primer momento y eliminarla después. Y en este punto nos encontramos hoy en España:
Sin Cristianismo, sin Cruz, sin Iglesia, sin Monarquía... Pero el vacío ha de llenarse con algo.
Esta es nuestra lucha: impedirlo hasta que Retorne el Rey y Capitán, Jesucristo.