Home

Diario YA

AVE, MARÍA PURISIMA

La Inmaculada Concepción se celebraba mucho antes que la definición del Dogma por Roma

Fidel García Martínez. Tal  ha sido durante siglos un saludo muy popular en España- con clara influencia latina por los del famoso AVE de los romanos.  La Inmaculada  Concepción de la Santísima Virgen se celebraba  mucho antes que la definición del Dogma por Roma.  España siempre, desde que se constituye en nación en el Reinado visigodo, defendió este privilegio mariano.  Así los El Concilio de Toledo en el siglo VII presidido por San Ildefonso. Desde ese mismo momento la España oficial, libre y cultural celebró la festividad. Hasta tal  punto que la Universidad  de Valencia desde 1530 obligó bajo juramento la defensa de la Inmaculada Concepción.

A la Universidad de Valencia siguieron las demás universidades. Incluso las grandes universidades europeas como París, Oxford o Cambridge reconocían en sus estatutos este privilegio, antes de ser definido  el  Dogma de la Concepción Inmaculada por Pío IX el año 1858.
La monarquía católica española siempre ha estado estrechamente vinculada a ese privilegio de María. Carlos III, el rey de la Ilustración a, quien Jovellanos, también muy devoto de la Inmaculada, dedicó uno de sus más logrados Elogios, propuso a las Cortes que se aprobase patrona de España la Inmaculada Concepción. Toda la mejor cultura española ha celebrado con entusiasmo esta festividad: poetas, escultores, pero especialmente los pintores han rivalizado por ofrecer lo mejor de sus pinceles a la Madre de Dios: Velázquez, Zurbarán, el Greco, Goya (…).

El gran y dulce Murillo, cuyo centenario se celebra y que excepto en Sevilla está siendo casi ignorado, nos ha dejado algunas de  las pinturas más  conocidas y valoradas.  El gran pintor avilesino Carreño Miranda en sus  cuadros de la Inmaculada en los que el misterio de la pureza  de Nuestra Señora  (la Sin pecado) aparece en todo su esplendor, María aparece tan divina porque es muy humana, de nuestra propia carne, pero libre del pecado, la corrupción y la muerte.