Home

Diario YA


 

Modelo en materia de Seguridad Regional y Cooperación Geoestratégica.

La Conferencia de Tahskent sobre Afganistán

Daniel Ponce Alegre.

Diplomado en Seguridad y Defensa - UNED.

Uzbekistán es una nación moderna reciente pero a su vez alberga una cultura e historia milenarias que le proporcionan una visión muy amplia de los acontecimientos históricos y políticos internacionales, perspicacia y capacidad de análisis, y hacen que el pueblo uzbeco, y sus líderes, tengan una habilidad y forma propicias para la resolución de conflictos, la mediación y la gestión de crisis internacionales, de manera especial en cuestiones relativas a Seguridad y Defensa.

Un ejemplo de este hecho lo ha supuesto la reciente " Conferencia de Tashkent sobre Afganistán ". Desde mi punto de vista y análisis la considero un modelo a imitar por el resto de la comunidad internacional, y de manera particular por aquellos países preocupados en estabilizar las áreas regionales en las que se encuentran como por ejemplo las región euroasiática, el Magreb, Oriente Próximo o incluso la región sudamericana.

Veamos ahora algunos puntos concretos extraídos del Documento Oficial de la Conferencia de Tashkent a la que este Diario a tenido acceso gracias al diplomático uzbeko Sr. Rakhmatulla Nuremvitov Primer Secretario y Responsable de AA. Políticos de la Embajada de Uzbekistán en el Reino de España:

1 - Reconocemos que un arreglo político, que se realizará bajo el liderazgo y los esfuerzos de los propios afganos, una estrecha cooperación regional en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, así como la cooperación e interacción económica regional, son fundamentales para la paz y la prosperidad de Afganistán y de toda la región.

2 - Confirmamos nuestro apoyo a las resoluciones y decisiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad, incluyendo la nueva cooperación entre Afganistán, así como Asia Central, establecidas después de la reunión del Consejo de Seguridad de las Nacionales Unidas sobre Asia Central y Afganistán que tuvo lugar el 19 de enero de 2018, en Nueva York.

3 - Respetamos la soberanía, la independencia y la integridad territorial, y también la unidad nacional de Afganistán y los esfuerzos de su pueblo y Gobierno para garantizar la paz, la estabilidad y el desarrollo de su país; además de  reconocer la importancia de las iniciativas internacionales y regionales para mantener la paz y la estabilidad en Afganistán realizadas bajo el liderazgo y los esfuerzos de los propios afganos, en particular del Proceso de Kabul como principal foro e instrumento bajo la dirección del Gobierno de Afganistán.

4 - Apoyamos los esfuerzos de los Estados de Asia Central dirigidos a promover el proceso de paz y el desarrollo económico y social en Afganistán, su participación en los procesos políticos y económicos regionales.

5 - Declaramos nuestro apoyo decidido a la propuesta del Gobierno de unidad nacional de entablar negociaciones directas con los talibanes, sin ningunas condiciones previas, con el objetivo final de alcanzar un acuerdo de paz integral que sea apoyado por la comunidad internacional, e invocamos a los talibanes a aceptar esta propuesta sobre el proceso de paz, bajo el liderazgo y los esfuerzos de los propios afganos, y de conformidad a las resoluciones de la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Un arreglo político con los talibanes es el mejor modo de poner fin a la violencia en Afganistán.

6 - Invocamos a los talibanes a reconocer la parte de su responsabilidad para el establecimiento de la paz y la seguridad en Afganistán para poner fin a los sufrimientos del pueblo afgano y declarar oficialmente sobre su disposición de entrar en las negociaciones de paz directas con el Gobierno de Afganistán, utilizando un formato mutuamente acordado y con el pleno apoyo de la comunidad internacional.

7 -  El acuerdo debe garantizar la incorporación de los talibanes al proceso político en calidad de actor político legítimo, la renuncia de los talibanes a la violencia y la ruptura de sus relaciones con los grupos terroristas y terrorismo internacional, incluyendo Al Qaeda, EI y otras redes terroristas transnacionales, y también el respeto a la Constitución de Afganistán incluyendo los derechos equitativos de todos los afganos.

8 - Realzamos la importancia en el proceso de reconciliación, de la seguridad y economía afganas, y mantenemos nuestro compromiso de apoyar la realización del Plan de Acción Nacional Afgano sobre Mujeres, Paz y Seguridad.

9 - Apoyamos al Gobierno de Afganistán en la creación de condiciones favorables para iniciar y promover las negociaciones de paz estimulando eficazmente y contrarrestando las medidas necesarias con elementos irreconciliables que se niegan a unirse al proceso de paz y continúan la violencia, el derramamiento de sangre y las atrocidades que apoyan las redes terroristas transnacionales.

10 - Incitamos a todos los países a respetar la soberanía y la integridad territorial de Afganistán, no intervenir en sus asuntos internos para garantizar su seguridad, estabilidad y prosperidad.

11 - Reconocemos amenazas graves y comunes a la seguridad y la estabilidad de Afganistán y la región derivadas de los vínculos entre el terrorismo transnacional, el narcotráfico ilegal y el crimen organizado. Realzamos la importancia de la cooperación regional e internacional de la erradicación del terrorismo en todas sus formas y expresiones en adecuación con la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo y las resoluciones correspondientes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; la importancia de los esfuerzos activos prácticos del Gobierno de Afganistán en la cooperación con los socios regionales e internacionales con el objeto de luchar contra la producción de drogas, el narcotráfico ilegal y el contrabando de armas que sirve como fuente principal de financiación del terrorismo.  Reconocemos que el terrorismo, el narcotráfico ilegal y el crimen organizado son amenazas globales conexas y requieren la elaboración de una estrategia única basada en la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo. Toda la cooperación en el campo de la seguridad de Afganistán debe presentarse a través del Gobierno de Afganistán y estamos categóricamente en contra de cualquier concesión del apoyo financiero, contribución material o a los talibanes y al EI que sirve sólo para desestabilizar Afganistán y prolongar el conflicto.

12 - Apoyamos los recientes éxitos en la cooperación económica regional y la realización de los proyectos de transporte y comunicación que reconocen a Afganistán como un puente terrestre natural que conecta Asia Central con el sur de Asia, y otras regiones. La integración económica de Afganistán en la región contribuirá aún más al fortalecimiento de la paz y la estabilidad en este país y en la vasta región en su conjunto. La realización oportuna de los proyectos regionales de tránsito comercial, transporte, energía, infraestructuras y comunicación, que unen Afganistán con sus vecinos más cercanos y una vasta región, proporcionará unos beneficios tangibles para la población de la región en su conjunto, mejorará los medios de subsistencia, fortalecerá los esfuerzos aplicados para contribuir a la paz y la lucha contra el terrorismo y las actividades ilegales.

Estos 12 puntos, de 24 en total, no sólo ponen de manifiesto el acertado y realista análisis de la situación en Afganistán, sino que establecen los diferentes aspectos que hay que abordar en la resolución del conflicto, y están alejados de huecas propuestas, vanidosas e irreales por pretenciosas.

Concluyo este análisis pidiendo a Dios la ayuda para que el Gobierno de Uzbekistán, de Afganistán, los gobiernos centrasiáticos y el resto de la comunidad internacional puedan, dentro de lo humanamente razonable, estabilizar esta región para el bien de todos.

Esta Declaración fue adoptada en la ciudad de Tashkent (República de Uzbekistán) por Afganistán, China, Francia, Alemania, India, Irán, Italia, Japón, Kazajstán, Kirguistán, Pakistán, Qatar, Rusia, Arabia Saudí, Tayikistán, Turquía, Turkmenistán, EAU, UK, US, Uzbekistán y la ONU.