Home

Diario YA


 

El Congreso ‘Líderes religiosos para un mundo seguro’ se celebrará en Astana

Jorge Vega. El mundo se está volviendo menos pacífico. Este hecho es confirmado por los datos del Global Peace Index-2018 (GPI).
De acuerdo con los resultados del estudio, durante la última década, el nivel de conflicto en el mundo ha aumentado drásticamente. Además, la peculiaridad de la situación hoy día es el crecimiento de los conflictos causados por el factor religioso. Bajo estas condiciones, los llamados al diálogo y la búsqueda de consenso a través de los esfuerzos de toda la comunidad internacional son de particular importancia.
Pensamientos similares están inspirados en el próximo VI Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales en octubre de este año en Astaná, la capital de la República de Kazajstán. El tema del Congreso es "Líderes religiosos para un mundo seguro".
Hasta el día de hoy, políticos, académicos y sociólogos se preguntan: ¿por qué la violencia y el odio a menudo se producen bajo el disfraz de la religión, mientras que todas las religiones del mundo buscan la paz y la justicia?
Obviamente, no hay una respuesta inequívoca a esta pregunta, y si la hay, su solución requiere los esfuerzos de toda la comunidad internacional.
Hasta la fecha, el Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales, en Astana, es la plataforma de diálogo más grande del mundo, uniendo figuras religiosas, políticos, científicos y representantes de organizaciones internacionales para discutir los temas más urgentes y encontrar orientaciones comunes sobre diversos aspectos relacionados con la religión y la política.
Por primera vez, los líderes del clero mundial llegaron a la capital de Kazajstán hace exactamente 15 años, en 2003. Luego, muchos políticos del mundo, incluidos Vladimir Putin, George Bush Jr., Jiang Zemin, Kofi Annan y Margaret Thatcher, apoyaron la iniciativa del presidente de Kazajstán, Nursultan Nazarbayev, de mantener un diálogo mundial sobre la religión.
Las siguientes reuniones se celebraron cada tres años, en 2006, 2009, 2012 y 2015, y cada una de ellas estuvo acompañada por la firma de la Declaración final. En este documento, los delegados declaran sus acciones conjuntas para garantizar y preservar la paz, y también apelan a la comunidad mundial. Todos los materiales finales de los congresos anteriores están disponibles en el dominio público.
A lo largo de los años de trabajo de estos congresos, su relevancia no ha sido cuestionada ni en Kazajistán ni en el mundo. Después de todo, el formato de diálogo de Astana es único, y sus objetivos son nobles.
El número de delegaciones aceptadas por Astana crece continuamente y llega a 90 oficinas representativas de más de 40 países del mundo. Por cierto, en 2015, los invitados de honor al V Congreso de líderes de las religiones mundiales y tradicionales fueron el rey de Jordania, Abdullah II, de Finlandia Sauli Niinistö, el Director General de la ISESCO Abulaziz Osma al-Tueydzhri y el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el Secretario General de la OSCE Zanier y el CEO de OIC Iyad Amin Madani. En sus discursos, hicieron hincapié en la necesidad de fortalecer el diálogo religioso, que es particularmente importante en las crecientes amenazas actuales a la paz mundial y la estabilidad internacionales.
Obviamente, Astana tiene la intención de actuar con decisión, instando al clero mundial a dialogar sobre sus tierras. Especialmente para la organización de Congresos, se erigió el Palacio de la Paz y la Armonía (2006), un edificio ejecutado en forma de una pirámide que simboliza la unidad.
En 2017, también se abrió el Museo de la Paz y el Consenso para recopilar materiales y llevar a cabo investigaciones científicas en el campo del diálogo entre culturas y religiones. En el mismo año, se estableció un Premio Internacional Astana especial por su contribución al diálogo interreligioso y la medalla honoraria del Congreso, que se presentará por primera vez este año.
Se puede suponer que Kazajstán tiene todas las razones para llevar a cabo eventos de una importancia tan alta y universal. Este estado de Asia Central es el centro geográfico natural entre las religiones más grandes del mundo: el Islam, el Cristianismo y el Budismo.
Cabe señalar que Kazajstán es un estado multiétnico y multiconfesional, mientras se encuentra en las altas posiciones del índice mundial de paz. Hasta la fecha, los ciudadanos de este país son representantes de más de 130 grupos étnicos, mientras que el número de asociaciones religiosas ha llegado a más de 3.600, lo que representa 18 denominaciones diferentes. Desde que obtuvo la independencia, este estado lucha por la perfección y la armonización de las relaciones dentro del país y lo llama a la comunidad mundial.
Es importante señalar que esta no es la primera iniciativa de paz de Kazajstán, que encuentra apoyo en el mundo. Kazajstán persigue activamente las ideas de paz y armonía, estabilidad y seguridad. Durante 26 años, la República ha estado llevando a cabo iniciativas de mantenimiento de la paz, entre las cuales se encuentran los eventos de importancia universal.
Esta es una renuncia voluntaria a las armas nucleares y el cierre del sitio de prueba (1991); iniciación y coautoría de la Declaración Universal de las Naciones Unidas sobre la construcción de un mundo libre de armas nucleares (2015); proclamación del Manifiesto "Paz. Siglo XXI "(2016), la organización del proceso de negociación de paz en Siria (" El Proceso de Astaná ", 2017) y muchos otros. Obviamente, Astana demostró que sus iniciativas se están transformando en mecanismos efectivos con consecuencias de gran alcance para todo el mundo.
Volviendo al tema del Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales, surge la pregunta: ¿qué papel está llamado a desempeñar y cuál es su necesidad real?
Se espera que, junto con otros mecanismos, este sitio pueda contribuir a mejorar la seguridad del mundo de hoy. Después de todo, es imposible exagerar el papel de la religión en la sociedad moderna y, en muchos aspectos, su colosal potencial de paz prácticamente no está involucrado.
A este respecto, la importancia de las comunicaciones interreligiosas es que no se las debe encauzar en términos de conflicto y hostilidad, sino que deben ser constructivas, dialogantes por naturaleza, y contribuir al crecimiento de la seguridad en el mundo en general, y en sus rincones separados en particular.
Hoy hablamos no solo de la interacción de la religión y su papel en los procesos sociales, sino también del diálogo global de los mundos religiosos y seculares, el diálogo de la religión y la política.
El formato de diálogo interreligioso propuesto por Astana incluye una variedad de formas de interacción, desde debates, negociaciones y consultas hasta la conclusión de acuerdos y la coordinación conjunta de acciones sobre cuestiones específicas.
Es importante entender que el diálogo no siempre es un acuerdo, sino que siempre es una búsqueda de este consentimiento. Esto significa que el Congreso de líderes religiosos mundiales en Astana no es un evento de una sola vez, sin duda es un proceso que debe actuar de forma continua.
El diálogo permite a las partes superar la "imagen del enemigo", imbuirse de la confianza en las intenciones y acciones de los demás, y así conducir a la armonización de las relaciones interreligiosas e interétnicas y, en última instancia, suavizar las contradicciones políticas.
Por lo tanto, podemos decir que la plataforma de Astana está fuera del alcance de la diplomacia clásica o pública. El presidente de Kazajstán N.Nazarbayev en su discurso en el V Congreso anterior señaló que el sitio ya se ha convertido en "un elemento importante de la diplomacia espiritual mundial". Esto también lo afirman otros líderes mundiales.