Home

Diario YA


 

Cómo elegir un buen jamón con la máxima garantía de calidad y sabor

Un alimento imprescindible en nuestra dieta diaria es el jamón, fuente de una gran cantidad de nutrientes muy beneficiosos para la salud y con un sabor único e inigualable. Es por eso que forma parte de una gran cantidad de platos de nuestra gastronomía y es siempre un producto esencial en muchos eventos y celebraciones. Por lo que saber elegir bien el jamón es una tarea muy importante de cara a conseguir siempre la mejor calidad y sabor para poder disfrutar al máximo de este manjar.

Si por algo se caracteriza nuestra gastronomía, es por contar en ella con algunos productos de gran calidad y popularidad a nivel internacional como por ejemplo el jamón ibérico. Un alimento de primera categoría que, además de contar con un sabor único que no deja a ningún paladar indiferente, es un producto muy saludable y rico en nutrientes beneficiosos para nuestra alimentación diaria. Por no hablar de lo versátil que es a la hora de cocinar, pudiendo incorporarlo a una gran cantidad de elaboraciones muy distintas para darle un toque especial a todos nuestros platos.

Con todas estas ventajas, saber elegir un buen jamón es imprescindible para poder tener la seguridad de estar adquiriendo un producto de calidad, sabroso y procedente de las mejores materias primas. Vamos a conocer a continuación algunos aspectos básicos que nos pueden ayudar a tomar la mejor decisión y con los que podremos tener la seguridad de estar realizando adecuadamente nuestra compra de jamón.

Tipos de jamones

Uno de los aspectos más importantes a la hora de elegir un buen jamón, es tener en cuenta que existen diferentes tipos en función de sus procesos de elaboración, las materias primas que hayan sido utilizadas o la pieza seleccionada. Por ejemplo, tenemos los jamones ibéricos, las paletas ibéricas o los jamones y paletas serranas. Dentro de ellos existen también niveles de calidad marcados con diferentes etiquetas, por lo que tendremos que familiarizarnos con ellos para saber cuál exactamente es el jamón que queremos en función de su relación calidad-precio.

El jamón serrano reserva es una de las categorías mejor valoradas en el mercado, debido al gran sabor que se consigue mediante su proceso de elaboración tradicional. Uno de sus rasgos más destacados en su proceso de curación superior a un año, normalmente de unos catorce meses de duración y que da como resultado un jamón de calidad y 100% natural. Por lo que elegir jamón serrano reserva siempre es una buena opción a tener en cuenta para agasajar el paladar de nuestros invitados.

Calidad de las materias primas

Para conseguir un buen jamón, hay que fijarse también muy bien en las materias primas y en aspectos como su procedencia o su tipo de alimentación. Lo mejor en estos casos, es que los cerdos hayan sido criados y alimentados en libertad, en un estilo de vida natural, con las mayorías garantías de salud. De esta forma, se pueden conseguir unas piezas de jamón muchísimos mejores, que repercutirán muy positivamente en el sabor obtenido tras haber pasado por los meses de curación requeridos.

El tema de la alimentación de los animales es también muy relevante de cara al sabor y al tipo de jamón que se vaya a conseguir. Por ejemplo, aquellos ejemplares que hayan sido alimentados en su totalidad a partir de bellotas pueden entrar dentro de la categoría de jamón de bellota, uno de los más valorados por los usuarios debido a su gran calidad. Pero en este tipo de clasificación es también un factor influyente el área geográfica y la procedencia para poder entrar dentro de alguna de las denominaciones de origen existentes en nuestro país.

Teniendo todas estas características a mano, podremos tener la seguridad de entender a la perfección el jamón que estamos comprando y así poder elegir uno que cumpla con buenos estándares de calidad y sabor, así como una correcta relación calidad-precio.