Home

Diario YA

Alemania hará valer su orden táctico ante Turquía

Alemania y Turquía disputan mañana (20.45 horas) en el St Jakob Park la primera semifinal de la Eurocopa, un partido con claro favoritismo para el equipo germano, que espera recuperar su supremacía europea y mundial perdida en la última década, donde se le han resistido los títulos y meterse en la final a costa de una selección turca que ha ido emergiendo con el paso de los días.

   La historia favorece a Alemania, como también lo hace la plaga de lesiones que ha ido poco a poco minando al equipo turco que, sin embargo, llega a la primera semifinal de una Eurocopa de su historia con la tranquilidad que supone el tener todo a ganar y el no contar con el cartel de candidata y la ilusión que le han ido concediendo sus magníficas actuaciones en los partidos anteriores.

   Alemania, la selección más laureada de la historia en la Eurocopa, con tres títulos en sus vitrinas (1972, 1980 y 1996) no llega a una final desde hace doce años, habiéndose visto relegada a un segundo plano en el panorama continental tras Italia y Francia (ambas fuera ya de esta cita) o mundial, donde lejos queda el título conquistado hace 18 años en 1990.

   Así, afronta su gran oportunidad del siglo en una gran cita, tras perder la final de 2002 y en semifinales de 2006, en la que será su sexta semifinal en una Eurocopa, de las que ha ganado cinco, y también la primera desde 1996. Por contra, será la primera para Turquía y la segunda en una gran cita, tras la del Mundial de 2002, el gran hito de su historia, donde sólo Brasil pudo ganar a los de Senol Günes.

   La historia está del lado de Alemania, que en la competición ha tenido altibajos, pero resurgió en el momento preciso para superar en cuartos de final a Portugal, tras comenzar ganando a Polonia, caer ante Croacia y superar a Austria para clasificarse como segunda de grupo.

   Más irregular ha sido Turquía, que también ha sabido superar los peores momentos. Sólo el cambio de imagen de Rusia, otra de las semifinalistas, evita que el equipo otomano sea la gran revelación de la cita de Austria y Suiza. Y es que, después de comenzar perdiendo ante Portugal y ganando a la anfitriona, los de Fatih Terim han estado al borde del abismo en más de una ocasión.

   Después de ir perdiendo 0-2 ante la República Checa le dieron la vuelta al choque en los últimos instantes para ganarse el pase (3-2). Similar fue su duelo ante Croacia, que se puso por delante en el último minuto de la prórroga, antes de que Turquía igualara y se metiera después en los penaltis.

Etiquetas:Eurocopasemifinales